Radio Mania Portal

Desde San José Para el Mundo

Coordinadora Departamental para el Bienestar Animal rechaza refugio y apunta a castraciones obligatorias

Compartir esta noticia

«Lo hemos repetido hasta el cansancio: castraciones gratuitas y obligatorias. Es el pilar fundamental sobre el cual debemos apoyar otra serie de medidas que impulsen no sólo el control poblacional sino también el bienestar animal y la tenencia responsable».

En las últimas horas, la Coordinadora Departamental para el Bienestar Animal emitió una carta abierta donde hicieron referencia «a ciertos temas que se han tratado en diferentes ámbitos políticos y cámaras empresariales en relación a la problemática de sobrepoblación de perros y gatos que enfrentamos a nivel departamental y nacional».

«En primer lugar, expresar que no estamos ajenos a que la sobrepoblación de perros y gatos existe, es real y afecta a muchísima gente. Somos las personas más interesadas en que esta situación pueda llegar a controlarse, no sólo por el bienestar de la sociedad sino también porque deseamos que las mascotas puedan ser tratadas con el valor que se merecen y no como una plaga», señalaron.

En la misiva agregaron que, «en los últimos días, se han manifestado sobre este problema diferentes personas, que representan diversos intereses. Podemos llegar a entender que estas personas se encuentren molestas con la problemática, sin embargo lamentamos discrepar en muchas de las soluciones que se plantean».

En este sentido manifestaron que «la creación de refugios, la matanza de jaurías, los centros transitorios y cualquier otra solución que implique sacar los animales de la vía pública no solucionan el problema, es simplemente tapar el sol con un dedo, barrer bajo la alfombra, esconder el problema».

«Sacar de circulación los animales sin atacar la causa que origina la sobrepoblación es ingenuo y cortoplacista», expresaron.

Sostenemos que si se quiere lograr efectos a largo plazo es fundamental tomar como ejemplo planes ya implementados en otras sociedades. No estamos en condiciones de inventar la pólvora cuando hay otras sociedades que nos sacan una amplia ventaja de camino recorrido y alternativas probadas», informaron.

«La perrera o el rifle sanitario, son medidas que además de no corresponderse con una sociedad culta y civilizada, como presumimos tener los uruguayos, nos obligarían a ser asesinos a tiempo completo, ya que si acabamos con una jauría hoy, ¿cuánto tiempo creen ustedes que tardará en volver a formarse otra?», se preguntaron.

«Los refugios, los centros transitorios, ¿alguien se imagina cuántos recursos pueden insumir mantener cientos de perros durante un promedio de vida de 15 años? ¿Cuánto podría tardar en saturarse un centro de estos con la gráfica exponencial de reproducción de un perro o gato?», añadieron.

«En definitiva, ¿qué hicieron las sociedades que tuvieron éxito en el control de la población? Lo hemos repetido hasta el cansancio: castraciones gratuitas y obligatorias. Es el pilar fundamental sobre el cual debemos apoyar otra serie de medidas que impulsen no sólo el control poblacional sino también el bienestar animal y la tenencia responsable», aclararon.

En otro orden, para la Coordinadora hay varios ejes a los que apuntar y trabajar.«La educación y concientización sobre tenencia responsable y convivencia ciudadana, la desestimulación de venta de animales mediante impuestos y controles serios, la promoción de adopciones, la tipificación de maltrato animal como delito, la promoción de campañas informativas, la prohibición de caza con perros (una de las causas de apariciones de perros en el medio rural sobre la cual no hemos escuchado a ningún productor opinar).

«Para finalizar, concluimos en que la solución que se está buscando actualmente, la venimos estudiando, analizando y discutiendo hace muchísimos años, vinculados y vinculadas a esta realidad y aportando desde el voluntariado con castraciones masivas en el departamento con resultados relativos muy buenos, pero lamentablemente nunca con los recursos suficientes, ni económicos ni legales para hacerlo de la forma que planteamos para poder realmente contener el problema, de acuerdo a cifras y estadísticas que manejan los expertos», señalan.

«Coincidimos con todos los actores que se han expresado sobre este tema en que es urgente tomar medidas, pero sostenemos que las medidas deben ser las correctas, en caso contrario no sólo no habremos acabado con el problema, sino también nos habremos convertido en una sociedad menos civilizada», finaliza la carta abierta.