Radio Mania Portal

Desde San José Para el Mundo

Nuevo conflicto entre trabajadores y la empresa Cotmi

Compartir esta noticia

Los trabajadores sindicalizados denunciaron amenazas e insultos por parte del gerente.

En la noche de este lunes el sindicato de Cotmi realizó una conferencia de prensa para manifestar un nuevo conflicto con la empresa de transporte.

De acuerdo a lo indicado por el dirigente Bruno Olivera, esta vez el conflicto surgió cuando decidieron levantar pasajeros de la empresa Cita que sufrió un desperfecto mecánico, esto provocó que el ómnibus quedara repleto. Olivera dijo que iban 40 pasajeros sentados y 30 parados, cuando lo permitidos son 10 de pie.

Al llegar a Libertad, no subieron a una pasajera y ésta realizó una denuncia al Ministerio de Trabajo.

En un comunicado emitido en la noche de este lunes, el sindicato detalló que, «los trabajadores que realizaban el servicio de las 06:00hs desde Montevideo a Ombúes de Lavalle, debieron levantar a los pasajeros de la empresa Cita que habían quedado varados en el km 14 de la Ruta 1 por una falla mecánica. Como consecuencia el servicio colmó su capacidad máxima de pasajeros en un recorrido menor al habitual».

Agregaron que, «por este motivo que no es menor, sino que es una medida de seguridad para los pasajeros, los funcionarios se negaron a levantar gente en las paradas comprendidas entre el km 54 de la Ruta 1 (Libertad) y el km 72 de la Ruta 3 (Villa María), que fue donde se descomprimió la capacidad máxima de pasajeros para volver a subir otros».

«Como consecuencia de esta situación los trabajadores a cargo del servicio fueron citados por la empresa para aclarar lo sucedido, cuando en el transcurso de la reunión irrumpió el gerente Martín Alfonzo gritando e increpando de muy mal modo al conductor afectado sin ni siquiera pretender interiorizarse de la situación. La conducta violenta, imprudente, amenazante y por lo tanto, irrespetuosa de la dignidad del trabajador y su competencia profesional, ocasionó una crisis de nervios en la compañera que era la guarda del servicio en cuestión», dice la misiva.

Por último manifestaron que «este episodio no puede desligarse de las decisiones peligrosas que pretende obligarnos a cumplir la empresa con respecto a la continuidad de servicios cuyas unidades tienen desperfectos mecánicos o que estén excedidas de la capacidad de pasajeros, con todos los riesgos que ello supone».